La apuesta de futuro hace necesario un restyling de marca que ayude a transmitir los valores de la empresa y sus productos, que genere una identidad propia, con personalidad y diferenciación. Una marca que refleje la dedicación, el mimo y la artesanía (con una producción limitada) con la que se realizan sus productos.

Un proyecto de branding que va más allá del resultado visual y expone toda una filosofía de entender la vida.