El trabajo de branding para el Hotel Marina Benidorm, se centró en configurar un modelo de negocio que uniese hotel+diversión. La estrategia fue la creación de un Resort todo incluido donde el ocio es el leitmotiv. Así pues, el cliente puede disfrutar, sin salir del hotel, de: diferentes tipos de comida, actividades deportivas, ocio nocturno… Un espacio concebido para la diversión.
La estrategia de naming, añade el concepto Resort, y la arquitectura gráfica se reestiliza para ofrecer un aire de modernidad y frescura al hotel.
Secret Fountain, Secret Corner y Lucky Games, son los locales de diversión, con identidad propia, se configuran alrededor del hotel.