El futuro del packaging ya está aquí. La industria del packaging, cuyo origen se basa en envases tradicionales que contienen un producto y lo protegen del exterior prolongando su vida útil, ha evolucionado desde hace unos años a pasos gigantes.

Convivimos en un entorno lleno de nuevas posibilidades que incorporan mejoras en la funcionalidad y vida útil de un envase y el producto.

Envases inteligentes que incorporan etiquetas inteligentes, hologramas de seguridad, nanochips…Envases que controlan la temperatura de un producto. Es fácil ver en el mercado etiquetas que reaccionan ante una determinada temperatura y cambian de color para avisar al consumidor de que han alcanzado la temperatura óptima, como los vinos. Otras sirven para detectar cuando un producto fresco pierde la cadena de frío. Lo que está claro es que el smart packaging evoluciona constantemente y ya podemos detectar muchas innovaciones en el lineal.

También existen los envases activos, con propiedades barrera, como los que incorporan agentes antibacterianos en los envases, nanosensores que detectan gérmenes y cuyo objetivo es mejorar las condiciones de conservación de un producto, mantener inalterables las propiedades organolépticas…Las soluciones en este tipo de envases se encuentran en el propio material del envase, en las etiquetas… Se investiga constantemente en alternativas en los materiales de los envases para lograr un packaging que mejore las condiciones de conservación del producto.

Además el consumidor demanda envases más sostenibles y ecológicos, que al mismo tiempo sean funcionales, que puedan tener un segundo uso…es lo que se conoce como ecodiseño, que estudia el ciclo de vida de un producto para aportar soluciones que reduzcan su impacto ambiental, con una huella de carbono muy reducida, con el mínimo consumo de recursos para su fabricación, que se pueda reciclar o tener un segundo uso (envases para almacenar, decorativos…)

Envases interactivos, con tecnología aplicada para interactuar con el consumidor, mediante el uso de APP a través del móvil, QR, realidad aumentada…
En este sentido los envases interactivos van más allá y se empiezan a ver envases que facilitan e integran en el hábito de compra a cualquier persona, a pesar de que tenga alguna discapacidad. Por ejemplo ya existen pruebas con envases que incorporan sonido y se leen mediante un lápiz, pensado especialmente para consumidores con algún tipo de discapacidad visual.

Lo emocionante de todo esto, es que todos los actores que intervenimos en el proceso podemos aportar ideas y soluciones, y por eso desde Posiciona nos gusta investigar y proponer alternativas en los proyectos que desarrollamos.

WhatsApp chat Contáctanos vía WhatsApp