Uno de los elementos esenciales en el diseño de packaging y branding es la tipografía que se utiliza en los mismos.

Las tipografías, igual que las personas, transmiten muchas sensaciones a simple vista que harán que te enamores de ellas al instante. Te contamos algunos de los trucos de las tipos más seductoras.

Una tipo que está escrita en mayúsculas, PARECE QUE TE GRITE. 

Si te hablan de una bold, te están hablando de una tipo gruesa (la negrita de toda la vida).

Si te hablan de Italic…exacto, no hablan de un italiano, sino de una tipo cursiva. 

Y una regular… creo que ya lo debes tener claro. 

Las tipo serif tienen mucha personalidad, son sexis y elegantes y son las que tienen esos palitos al final de la letra. Las sans serif también tienen su encanto, ¡que conste! Son tipos más modernas y redondeadas que no tienen esas líneas. 

¡Estas son las tipos que más nos seducen!

Esta fuente está inspirada en los carteles y marquesinas más comunes del barrio de Montserrat en Buenos Aires, de ahí su nombre. A su creadora, Julieta Ulanosky, se le pasó por la cabeza la idea y nos ha dado una de las tipografías más bonitas con peso regular y bold.

¿Sabes qué esta es una de las tipografías más versátiles que existe? La Open Sans tiene cinco pesos diferentes, incluyendo las cursivas. Está diseñada por Steve Patterson y es muy común utilizarla en diseño web gracias a la inclusión de Google Fonts en WordPress.

La familia de fuentes roboto, creada por Christian Robertson, también es una de las más completas y con diferentes versiones. La versión “normal” es muy similar a la Helvetica por eso la podrás encontrar en muchos titulares. Google la define cómo una tipografía moderna y emocional. ¿A ti qué te parece?

¡Esta te suena! Esta tipografía “serif” tan mítica fue creada por el periódico de Londres The Times en 1931 y es la que suele (o solía) utilizarse para textos largos, periódicos y libros por su fácil lectura. 

WhatsApp Contáctanos vía WhatsApp